Pasar al contenido principal

Retos Estatales de la ESS

Autor/a: 
Adaptación del informe de conclusiones del I Congreso Internacional de Zaragoza (noviembre 2014), por Jordi Ribas.

Son muchos, y algunos de ellos de enorme envergadura, los retos que se plantean a la economía social y solidaria (ESS) para seguir persistiendo con tenacidad en su empeño de transformar el actual modelo de relaciones socioeconómicas que rige en nuestras vidas cotidianas. Las prácticas de trabajo y producción, de comercio y distribución, de consumo y compra, o de uso del dinero y gestión de los bienes comunes son los pilares sobre los que ir construyendo un mercado social más justo, democrático y respetuoso con el medio ambiente. En este empeño se celebró en noviembre de 2014, en Zaragoza, el Primer Congreso Internacional de Economía Alternativa y Solidaria, con la participación de más de 600 personas entre asistentes y participantes en las ponencias y talleres, donde durante tres días se profundizó en los planteamientos y prácticas de la ESS, así como sus principales retos a corto y medio plazo.

Estos retos se abordaron en 6 ejes:

1. Diálogos entre la ESS, las administraciones públicas y otras organizaciones sociales

Uno de los retos más importantes a los que se enfrenta la economía solidaria es aumentar sus niveles de relación e intercambio con los diferentes agentes e instituciones sociales que tienen un papel central en las transformaciones de la sociedad. Por ello se debe seguir fomentando, promoviendo y reforzando el diálogo institucional entre el sector de la ESS y el sector público, así como el desarrollo legislativo de normativas y leyes que impliquen un mayor compromiso de la Administración y faciliten la consolidación de la ESS. Son varias las iniciativas ya en marcha que proveen de inspiración y conocimiento este tipo de vínculo público-privado, como la compra pública ética, las cláusulas sociales o la incidencia en la agenda sobre políticas públicas locales. Las propuestas se concretan en los tres siguiente sectores clave: 1. El cuidado de la tierra y medio ambiente: soberanía energética, energías renovables, iniciativas en transición, soberanía alimentaria, gestión de residuos y recuperación de la agricultura local; 2. La gestión pública de la economía local: compra pública, gestión directa y autogestión de recursos públicos, presupuestos participativos y uso social del suelo infrautilizado. 3. El desarrollo económico local alternativo: pactos locales de empleo, territorios socialmente responsables, emprendimiento en economía social y circuitos locales de financiación ética y alternativa.

2. Innovación ciudadana en consumo

El consumo es en la actualidad uno de los campos de mayor experimentación y crecimiento en ESS y un ámbito fundamental para lograr cambios económicos estructurales que pasen por una transformación de los modos de vida actuales. Las experiencias que repiensan el consumo desde la práctica ofrecen una riqueza de extraordinario valor, aunque no exenta de dificultades y retos importantes.

3. Oportunidades y retos de las finanzas éticas

Las alternativas financieras basadas en principios éticos y democráticos son una de las realidades organizativas más destacadas en la ESS. Su potencial de crecimiento en los próximos años es altísimo, si se logran aprovechar las oportunidades existentes y se enfrentan con éxito los retos que supone atender una mayor demanda tanto de acceso a crédito como de ahorro consciente y de servicios de operativa bancaria.

4. Generación y transferencia de conocimiento en ESS: aportaciones desde el feminismo y otras economías

La ESS es un campo privilegiado para poner en práctica las teorías que entienden la economía como algo más que la asignación eficaz de recursos. El reto de construir un tejido productivo que sitúa a las personas y su contexto social y ecológico en el centro, significa que éstas pueden decidir qué, cómo y para qué se produce. La producción se pone al servicio de la sostenibilidad de la vida, tanto de la humana como del entorno ecológico donde se desarrolla.

5. Creación y sostenibilidad de tejido económico social y solidario

El modelo empresarial tradicional se está viendo cuestionado por sus formas de organizar y gestionar el trabajo asalariado, basado en fuertes desigualdades e incapaz de garantizar empleo a sectores cada vez más amplios de la población. Las alternativas que ofrece la ESS continúan en expansión, aunque no exentas de amenazas de precarización, atomización y vulnerabilidad si no se piensa colectivamente cómo fortalecer las herramientas para su creación y consolidación.

6. Economía social y solidaria en el medio rural

Las diversas presiones económicas y políticas a las cuales está sometido el medio rural están provocando un importante despoblamiento, que se acentúa por la falta de oportunidades y servicios. Nuevos proyectos y redes arraigados en el territorio están surgiendo como respuestas transformadoras desde enfoques agroecológicos y solidarios, promoviendo la soberanía alimentaria, la conservación y la dinamización del territorio, relocalizando las relaciones campo-ciudad.