Pasar al contenido principal

La ESS en Madrid

Autor/a: 
Inés Llinás Aguilera, Sandra Salsón e Íñigo Bandrés - REAS Madrid

La realidad de la economía social y solidaria (ESS) en Madrid es heterogénea y dispersa. REAS Madrid impulsa la creación del Mercado Social de Madrid que, desde su nacimiento en 2011, está logrando atraer a múltiples agentes de la ESS madrileña para coordinar esfuerzos, optimizar recursos, fortalecer redes, generar pensamiento crítico y propiciar la multiplicación de experiencias alternativas viables económicamente y sostenibles social y medioambientalmente.

En 2013, REAS Madrid y el Mercado Social de Madrid organizan la I Feria de la Economía Social y Solidaria de Madrid, de la que desde entonces se realiza una edición anual con gran éxito de afluencia de público diverso. Es el momento de mayor visibilidad de la ESS, cuando muchas personas ajenas a esta realidad descubren que Madrid hace otra economía: democrática, sostenible, comprometida y transparente.

El empuje que han supuesto el Mercado Social y la feria para la ESS madrileña se refleja en diversos aspectos. En cinco años se ha pasado de contar con apenas una docena de entidades a ser 110, con representación en todos los sectores de la economía y con manifiesta intención de seguir creciendo. Además, se ha tomado la decisión de dotar de forma jurídica al Mercado Social y en 2015 se ha constituido como cooperativa integral. Así mismo, se ha unificado la pertenencia de las entidades a REAS Madrid y al Mercado Social de Madrid, de manera que se han abierto estos espacios a la participación de más personas. Por todo ello, como consecuencia lógica, se han fortalecido estas organizaciones y esto ha sido, sin duda, un hito significativo puesto que ha permitido elaborar diferentes planes estratégicos, por supuesto complementarios, para cada organización.

REAS Madrid asume las labores de representación política e institucional de la ESS madrileña y, por su parte, el Mercado Social de Madrid se centra en dotarla de herramientas para fortalecerla en su imparable proceso de crecimiento. Con esta especialización funcional, REAS Madrid ha establecido diálogo con otros agentes de la economía social de Madrid, entre ellos, FECOMA, Cooperama, FONGDCAM o el Observatorio de RSC, con el fin de representar los principios de la ESS, y ha estrechado las alianzas con COOP57, FIARE, Som Energia o CAES.

Por su parte, el Mercado Social de Madrid está trabajando para consolidar la implantación de la herramienta de balance social y abrir un proceso de construcción de instrumentos de certificación participativa, para impulsar el uso de la moneda social (boniato), acercarse a organizaciones de consumidoras (como ASGECO, CECU o FACUA) que puedan ver en el Mercado Social un espacio donde ejercer el consumo consciente y responsable, o tejer alianzas con organizaciones como FUHEM o Economistas sin Fronteras, fundamentales para la proyección estratégica de la ESS madrileña.

En 2011, la organización IDEAS acreditó a Madrid como Ciudad por el Comercio Justo, reconociendo el trabajo del Ayuntamiento por incrementar la información de la ciudadanía sobre el valor del comercio justo, y para incrementar el número de puntos de venta de estos productos de manera que se hicieran más accesibles a las personas consumidoras.

En 2015 la ESS madrileña desembarca por primera vez en el panorama universitario con la coordinación desde REAS Madrid de un curso, titulado «Introducción a la economía solidaria: conceptualización, herramientas y propuesta transformadora», en el contexto de los prestigiosos cursos de verano que la Universidad Complutense de Madrid organiza cada año en San Lorenzo del Escorial.

Son múltiples las experiencias que proliferan en Madrid y que se fortalecen a partir del movimiento 15M entorno al cuestionamiento del actual modelo económico y la apuesta por modelos cercanos a los principios de la ESS, como los bancos del tiempo, la Red de Huertos Urbanos, la Red de Grupos de Consumo, la PAH, los movimientos sobre el procomún o los comunes, el copy-left, los centros sociales autogestionados o el software libre. Esta heterogeneidad es muestra de la gran riqueza del tejido crítico madrileño y evidencia del gran trabajo que aún queda por hacer para acercar visiones, tejer redes y optimizar recursos.

A pesar de constituir una realidad amplia, diversa y creciente, la ESS madrileña no ha tenido representación relevante ni en las instituciones ni en las políticas públicas municipales o autonómicas. Esta situación puede variar de manera favorable, ante el cambio de ciclo político que se abre después de las elecciones municipales y autonómicas de 2015. Prueba de ello es el documento de «Propuestas de las organizaciones de economía social y solidaria a los partidos políticos. Elecciones Asamblea de Madrid 2015», firmado por REAS Madrid entre otras organizaciones y que se discutió, previamente a las elecciones, con representantes de todos los partidos que se presentaban a las mismas.

Los retos son titánicos e invitan a poner en juego todas las capacidades de innovación e inteligencia colectiva. Son muchas las personas dispuestas a hacer posible una economía que ponga en el centro la vida.