Pasar al contenido principal

Panorama Estatal de la ESS

Autor/a: 
Íñigo Bandres de Lucas - REAS Madrid

Dibujar el panorama de la economía solidaria en el conjunto del Estado no es tarea fácil, y más en unas breves líneas. No obstante, a continuación se exponen unas pinceladas.

Si se entiende la economía social y solidaria (ESS) tal como la describe la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) en la Carta de principios de la economía solidaria, y tal como explica Jordi Garcia en algunos de sus textos, la referencia es de un conjunto de prácticas muy heterogéneas en actividad, dimensión, motivación y configuración organizativa, que brotan de sujetos y contextos muy diversos que comparten tres grandes características: dan prioridad a la satisfacción de necesidades humanas por encima del lucro, gestionan la propia actividad económica de manera democrática y actúan con responsabilidad social. Por tanto, se incluyen cooperativas de trabajo y otras empresas de propiedad colectiva, empresas de inserción, tiendas de comercio justo, cooperativas de consumo agroecológico, circuitos cortos de comercialización y otras experiencias articuladas alrededor del consumo responsable, proyectos de útiles financieros y de banca ética, redes de trueque, monedas sociales, creación de bienes comunes, experiencias de cultura libre y de trabajo colaborativo, asociaciones y fundaciones que gestionan servicios sociales de forma participativa, huertos comunitarios, etc. Prácticas que a veces son individuales, pero mayoritariamente son colectivas, algunas están poco formalizadas (una red de intercambio de conocimientos), mientras que otras lo están mucho (un grupo empresarial cooperativo). (Garcia, J., 2012).

Algunas de estas iniciativas se articulan a través de REAS Red de Redes, estructura confederal de la que forman parte redes territoriales, con presencia en casi todas las comunidades autónomas, y tres redes sectoriales que agrupan a sectores concretos de la ESS (útiles financieros, comercio justo y recuperadores). Esta organización es en sí misma tan heterogénea como lo es la realidad de la ESS.

En ella se hallan redes con más o menos estructura, con diferente capacidad de incidencia y con mayor o menor heterogeneidad y complejidad de experiencias. Y se entiende que REAS es una herramienta que les permite constituirse como uno de los actores fundamentales en la vertebración y expresión de ese movimiento más amplio que es la ESS, y que les dota de capacidad de incidencia para construir un sujeto político con capacidad de transformar la realidad desde los distintos espacios en los que se encuentran imbricadas con otros agentes sociales y también para cimentar alternativas económicas reales que den respuesta a las necesidades de las personas.

Quizás esta vocación de transformación, más allá de la que cada uno de los proyectos y entidades tiene en sus contextos locales, tiene su máxima expresión en los proyectos que en los últimos veinte años se han venido promoviendo de forma conjunta y que se han convertido en espacios alrededor de los cuales confluyen miles de personas y que dotan de sentido su trabajo. Es por eso que requieren una mención especial los mercados sociales, junto con las ferias de ESS, como una de sus expresiones puntuales donde se abren a la ciudadanía de forma especial; el balance/auditoría social como una forma de analizar la coherencia de sus prácticas con los valores que defienden y de rendir cuentas al conjunto de la ciudadanía que apuesta por ellas; los útiles financieros como una herramienta clave para el desarrollo de sus proyectos y para transformar un sector clave de la ciudadanía, y los congresos y encuentros como un espacio de reflexión, de definición de su identidad y de reforzar los puntos que tejen la red.

Más allá del encuentro y el trabajo conjunto que se desarrolla, hay que ser consciente de que solamente se trata de un pequeño vector en los procesos de transformación, y que para tener una incidencia real se debe ser capaz de construir procesos y alianzas con otros actores, con los cuales se tiene que trabajar más allá de las diferencias. Eso lleva a construir puentes y tejer redes con el mundo rural a través de la Plataforma por la Soberanía Alimentaria, a buscar confluencias con otros agentes de la economía social alrededor de CEPES, y a extender el trabajo más allá de los Pirineos a través de RIPESS EU y de RIPESS internacional.

En el momento histórico actual, las crisis - económica, ecológica, social y de cuidados - del capitalismo global abren una ventana de oportunidad para construir un mundo basado en unas relaciones económicas de cooperación, sostenibilidad, justicia y democracia. REAS es sólo un ejemplo, quizás el más vertebrado en el Estado, de la capacidad de la ESS para construir espacios económicos regidos por lógicas y valores alternativos. Un conjunto de embriones de una economía alternativa dentro de la misma sociedad capitalista, presente en todas las fases del ciclo económico: producción, distribución y comercialización, consumo y finanzas. Ahora tenemos la oportunidad de construirla entre todos y todas.