Pasar al contenido principal

La ESS en Cataluña

Autor/a: 
Alma Cortés Salgado y Jordi Ribas Sebastian - XES

En el marco del modelo confederal de REAS Red de Redes, la sección territorial en Cataluña es la Xarxa d'Economia Solidària (XES). Ésta se constituyó en el año 2003 fruto de las dinámicas de un sector de los movimientos cooperativo y sindical que, movidos por la inspiración de los foros sociales mundiales, reivindicaron la economía social y solidaria (ESS) como una de las alternativas al modelo económico dominante ya en crisis. En 2011, nueve años después de su fundación, la XES asumió el reto de organizar el congreso fundacional de RIPESS EU, y en 2012 organizó su primera feria de ESS (FESC), evento que se ha ido celebrando anualmente y cuyas sucesivas ediciones han ido teniendo mayor éxito e impacto. Actualmente, en 2015, está formada por 161 organizaciones de actividades económicas muy variadas. El 70 % son cooperativas de trabajo, el 20 % asociaciones y el 10 % restante la forman otro tipo de formas jurídicas como fundaciones, sindicatos, cooperativas de consumo o sociedades laborales. También forman parte 104 personas socias individuales. En el caso de Cataluña, el movimiento cooperativo es el principal motor del sector de la ESS, pero no es el único. Además de REAS, la XES pertenece también a otras redes como RIPESS EU, donde desde 2012 forma parte del Consejo de Coordinación, de COOP57 y de FIARE, y a su vez está formada por media docena de nodos territoriales que, desde 2014, se han ido creando a escala local y comarcal por diferentes lugares de la geografía catalana.

Además de la XES existen otras redes que en los últimos años se han consolidado a lo largo y ancho de Cataluña, y en algunos casos incluso más allá. Son Cooperativa Integral Catalana (CIC), red de proyectos cooperativos, autogestión y ESS; COOP57, cooperativa de servicios financieros que gestiona más de 16 millones de euros de personas ahorradoras en forma de créditos para promover la ESS; FIARE, principal referente de la banca ética en España; y Som Energia, cooperativa de consumo y producción de energía que a principios de 2015 ya estaba formada por más de 15 mil personas socias. Todas estas iniciativas están fuertemente extendidas y consolidadas por toda Cataluña, entrelazadas y con vínculos de intercooperación entre ellas. Estas redes abarcan casi todos los ámbitos de actividad económica imaginables, pero aún queda pendiente establecer lazos de intercooperación más densos con otros movimientos muy afines como el ecologista, la soberanía alimentaria o la producción agroecológica, así como aprender a integrar con mas determinación los planteamientos de las economías feministas y de la sostenibilidad de la vida en el trabajo.

En Cataluña el marco jurídico referente a la ESS en 2015 aún es muy pobre. Existe una ley de cooperativas cuyo proceso de revisión genera tensiones internas en el sector. También hay un marco regulatorio para la economía social, así como instituciones como la Federación de Cooperativas, la Federación de Empresas de Inserción o la Mesa del Tercer Sector Social, por citar algunas de las más significativas, con las cuales se mantiene cierta relación institucional de baja intensidad, pero todavía no existen leyes específicas sobre ESS. No obstante, desde 2014, una comisión de trabajo de la XES está desarrollando un borrador de propuesta de ley de ESS con la idea de llevarla al Parlamento y un documento de 14 medidas para impulsar la ESS a nivel local. Desde 2013, también es destacable la incorporación de la ESS como prioridad estratégica en las bases de algunas subvenciones, licitaciones o convenios público-privados de ámbito local o regional, así como el interés y la afinidad suscitados por parte de algunos partidos políticos hacia este sector emergente.

En Cataluña se dispone de una herramienta de balance social propia, fundamentalmente autogestionada por las organizaciones usuarias, y se participa del proceso de convergencia hacia un instrumento de auditoría social de 19 indicadores, común a todos los territorios del Estado. En 2014 hicieron el balance social 72 organizaciones, de las cuales 49 (68 %) son socias de la XES, un dato muysignificativo para la red pero no representativo del conjunto del sector.

También, desde 2013, se dispone de una herramienta propia de mapeo de la ESS en el territorio catalán. Se trata del Pam a Pam, un mapa colaborativo que se está revelando como una de las principales herramientas estructuradoras del proceso de construcción de mercado social en Cataluña. Finalmente, la relación con las universidades y los centros de investigación sigue siendo muy escasa, puntual y no formalizada.

Solamente se dispone de datos sectorializados desagregados, fragmentados y parciales, y no se tiene constancia de que haya fuentes con informes y estadísticas sectoriales y/o territoriales sobre ESS en Cataluña.