Pasar al contenido principal

Barrios Cooperativos

Autor/a: 
Texto adaptado por el equipo de coordinación del proyecto.

El ejercicio del derecho a la ciudad como proyecto político, lejos de ser una abstracción, es un reclamo de la vida urbana con el fin de satisfacer toda la variedad de valores de uso. En este sentido, conocer el contexto y las fuerzas a las que se enfrenta resulta imprescindible. También la dimensión discursiva como espacio de lucha adquiere sentido político transformador para vincularse con la materialidad de los diferentes proyectos políticos en el territorio. De esta manera, el entender, decir y hacer son el resultado de una construcción permanente que contiene en sí misma la posibilidad real, aunque a veces silenciosa y desaprovechada, de la disputa y el conflicto.

El rumbo que en los últimos años han tomado las grandes ciudades, actualmente obliga a las administraciones municipales y a la sociedad civil a hacer frente a retos de gran transcendencia. Retos derivados de las contradicciones y desequilibrios crecientes que el modelo económico dominante ha estado imponiendo y que ha tenido efectos evidentes en la gestión económica y social de las urbes, abocadas a un modelo de “marca”, orientadas exclusivamente al turismo y edulcoradas con la fascinación de las nuevas tecnologías y la “economía verde”. Mas allá de esto es difícil dilucidar un futuro mejor para las ciudades.

Compaginar el desarrollo económico con el desarrollo social y cultural, respetando y valorizando el bienestar de la población local y sus tradiciones y costumbres, empieza a ser una necesidad urgente.

En el hilo de estas reflexiones, algunas de las cuestiones tratadas en este debate de “desconstrucción de la ciudad” y de construcción de nuevos modelos urbanos, pasan por plantearse cuestiones clave sobre:

  • ¿cómo se están sustituyendo las relaciones sociales capitalistas por prácticas de cooperación social en los territorios?
  • ¿cómo se articula la intercooperación entre experiencias y barrios?
  • ¿qué dificultades, límites, potencialidades y horizontes conforman cada realidad local?
  • ¿cómo se crea un espacio de enunciación política compartido?

«Barrios Cooperativos» es un modelo de organización socioeconómica y desarrollo local que se genera en el marco del debate sobre nuevos modelos de ciudad y ciudades en transición, según el cual se indaga en imaginarios urbanos más sostenibles, eficientes y orientados a las personas y al bien común, y se profundiza en la conceptualización del derecho a la ciudad como derecho emergente. Esta propuesta despliega su modelo en base a un proceso de cooperativización y colectivización de los espacios públicos y simbólicos, entendiendo la “cooperación” de forma amplia, como procesos de autogestión y colectivización de la vida cotidiana, de las tareas de cuidados, de los equipamientos e infraestructuras, de los espacios públicos, del empleo, de los recursos económicos y materiales, de los servicios básicos como la vivienda, la educación o la alimentación, o de las comunidades de ayuda mutua, por citar algunos.

Se trata en definitiva de articular una red de mercados sociales en los barrios, formados por cooperativas, asociaciones y organizaciones e iniciativas de la Economía Solidaria, cuya razón de ser sea cubrir las necesidades reales de la población local y orientar el modelo de ciudad y de urbanidad a las personas y los bienes comunes, y no a los intereses lucrativos de las élites económicas urbanas.

Mas información: