Pasar al contenido principal

A Palleira, Tronceda

Casa Vacacional Tronceda, Tronceda, Castro Caldelas (Ourense) cofrelaso@telefonica.net http://www.troncedaapalleira.com/

Este proyecto de turismo rural parte de la empresa de construcción y reformas CIPERA, SL que desarrolla su trabajo en Valladolid, tiene más de 25 años de experiencia y pertenece a la red de economía alternativa y solidaria de Castilla y León (REAS CYL). Una de sus buenas prácticas, además de la bio-construcción y el apoyo a la auto-construcción, es la “no ocupación” de espacios con nuevos edificios y compartir los conocimientos como “bien común”. Partiendo de los seis principios que vertebran la economía alternativa (trabajo, equidad, compromiso con el entorno, medio ambiente, actividad sin ánimo de lucro y cooperación) los dos socios deciden no repartir beneficios, así como dedicar parte de los recursos de la empresa a potenciar un mundo rural vivo y sostenible.

Desde esta premisa eligen Tronceda (pueblo abandonado en la Ribeira Sacra del Sil, perteneciente al ayuntamiento de Castro Caldelas, provincia de Ourense) como sitio para el desarrollo de su proyecto de turismo responsable. Inmediatamente se incorporan a la red gallega de economía alternativa REAS Galiza. Actualmente en el pueblo viven treinta personas de las cuales ocho son niños/as y adolescentes. Su presencia permanente, la disposición de los recursos y los conocimientos compartidos con las nuevas personas pobladoras, han provocado sinergias que han posibilitado la ocupación de espacios abandonados para el desarrollo de los distintos proyectos que se están generando. Algunos de ellos ya consolidados y otros en proceso, como por ejemplo la producción de cerveza artesanal, huertas, ganadería a pequeña escala, bioconstruccion, apoyo a la autoconstrucción, pintura, artesanía en varios campos como la madera, las piedras semipreciosas, la cuerda de pita, ropa, cuero…. Además del proyecto de turismo se pretende, desde la economía alternativa, potenciar actividades dinamizadoras de un mundo rural que necesita de impulsos nuevos ya que “sin pueblos no hay futuro”