Pasar al contenido principal

Observatorios Ciudadanos Municipales, OCMs

Pinar del Rio, 39, 1º 2ª. 08027. Barcelona info@ocmunicipal.net https://www.ocmunicipal.net /

Los Observatorios Ciudadanos Municipales (OCM) son una iniciativa sin ánimo de lucro que nace de la línea de trabajo municipal de la Plataforma de Auditoria Ciudadana de la Deuda (PACD). Son una red de grupos de personas del mismo municipio dedicadas a fomentar la transparencia y la participación ciudadana en su localidad de forma participativa, organizada y autogestionada.

Potencian el control desde la base especialmente en temas presupuestarios y en todo lo que refiere a la deuda pública. Nacen con la intención de facilitar la participación en la gestión de nuestros organismos públicos, empezando por los más próximos: los ayuntamientos. El objetivo es la creación de una red de OCM, que pongan a disposición de la ciudadanía los presupuestos municipales y que agilicen la participación a través de las consultas apoyadas por el resto de las personas usuarias, además de ser compartidas por la red.

Como plataforma OCM participan en todas las iniciativas activistas de incidencia municipal (colectivos, partidos políticos, asociaciones de vecinos...) y también en redes internacionales. OCM ofrece una web (OCAx) y soporte para su instalación (http://demo.ocax.net/site/index); soporte para crear un grupo ciudadano promotor en su localidad; materiales útiles para promover un OCM (manual de identidad, manual herramienta, material para redes sociales, experiencia adquirida por la PACD en los últimos 3 años); y la posibilidad de formar parte de una red ciudadana de contrapoder para fiscalizar las AAPP desde la ciudadanía.

A principios de 2015 existen 24 Observatorios Ciudadanos Municipales en todo el estado español (www.ocax.net/netword), algunos están completamente operativos y otros están en fase de creación.

Herramientas

Democracia Económica

Los principios de funcionamiento son el trabajo en red, de manera independiente, autogestionada y asamblearia. Las decisiones se toman de manera asamblearia y por consenso.

El empoderamiento se da tanto a nivel personal como espacio de militancia, como a nivel de incidencia en la ciudadania. Integran en sus actividades formaciones y charlas. Los OCMs son una herramienta para interactuar con las administraciones públicas de manera directa, una herramienta de empoderamiento en sí misma, al fomentar la participación de la ciudadanía en la gestión de sus municipios. Además se genera conocimiento colectivo y toda la información está en abierto. Son también una herramienta participativa de auditoria y seguimeinto de la actividad económica de las administraciones públicas de manera abierta y transparente.

OCM funciona de forma autofinanciada con aportaciones de tiempo, conocimiento, dinero privado de personas militantes.

Acción eco-socio-política

Los OCMs tienen presencia en varios municipios y colaboran con organizaciones y movimientos sociales como las CUP, círculos de Podemos, Proces Constituent, Taula Drets Socials, PAH, Barcelona en Comu, asociaciones de vecinos, otras iniciativas y movimientos sociales, Plataforma Auditoria Ciudadana de la Deuda (PACD) o el Observatorio de la Deuda y la Globalización (ODG).

A nivel internacional forman parte de la Red ICAN (international citizen audit network), ATTAC y CADTM.

Trabajan e inciden sobre la transparencia municipal y la participación ciudadana. Los OCM permiten la interacción directa con los ayuntamientos. Han conseguido llevar a plenos de ayuntamientos consultas realizadas por ciudadanos y ciudadanas. Permiten la visibilización del nivel de transparencia municipal y la mejora del mismo, incidiendo muy especialmente en los mecanismos de control que no han funcionado porque no son independientes. Los OCM proponen crear una estructura ciudadana de fiscalización y participación en las decisiones de las administraciones públicas.

Transferencia y replicabilidad

El incremento de escala lo llevan a cabo a través de la creación de nodos municipales que reciben el apoyo y asesoramiento del “nodo central”, pero son totalmente independientes en la gestión.

La plataforma es código abierto porque creen en la cultura de la transparencia y en compartir la información, además de luchar por conseguirla en las administraciones. Tanto la programación, como el diseño y los materiales están disponibles para ser replicados y ser mejorados colectivamente. Diponen de materiales escritos en 7 idiomas, y también de materiales ausiovisuales.

Durante los últimos meses han recibido correos de personas y colectivos interesados de mas de 150 municipios, así como personas interesadas en llevar el proyecto a países como Argentina, Venezuela, Uruguay, Polonia, Alemania, Grecia... Cada OCM es un nodo independiente, que se autogestiona. No es un proyecto en el que un nodo central controla al resto, sino que se basa en la autogestión descentralizada. El grupo promotor o nodo central sólo acompaña. Cada nuevo OCM necesita un grupo de personas que se responsabilice de la gestión y la dinamización del mismo.

Igualdad

Los OCMs facilitan la incidencia en políticas de género de las administraciones locales a través de consultas ciudadanas, en las que la participación es abierta y la intensidad de implicación la decide la persona y colectivo. También facilitan la incidencia en políticas de igualdad y de garantía de derechos a través de estas consultas ciudadanas.

Entrevista

¿Cuáles son los hitos clave de vuestra trayectoria para llegar a donde estáis ahora?

Un momento importante fue la entrada en el equipo de Chris Fanning, un programador que enseguida comprendió y se implicó en el proyecto, y que facilitó que nuestras ideas comenzaran a tomar vuelo en una segunda versión del software OCA(x). Fue un antes y un después en el proyecto.

Los primeros OCM creados fueron Castelldefells (http://ocmcastelldefels.cat/) y Terrassa (http://ocmterrassa.org/) en 2014. Nos dieron una idea del gran interés por parte de la ciudadanía en la gestión de sus ayuntamientos. Actualmente ya hay 33 OCMs en el estado, se han hecho presentaciones en Grecia, Latinoamérica, Red ICAN (International Citizen Audit Networ) en Londres y hay solicitudes de información vía email desde otros 15 países.

Otro hito importante serían las mociones llevadas a cabo exitosamente en municipios tales como Badalona, Molins de Rei y Cerdanyola del Vallés, donde se declaraba ilegítima una parte de la deuda municipal correspondiente a los elevados intereses de los préstamos otorgados a los Ayuntamientos en el marco del Plan de Pago de Proveedores 2012. Es importante destacar aquí que la existencia de una red de municipios trabajando conjuntamente permite replicar experiencias en los diferentes ayuntamientos. Otro logro es la mejora del nivel de transparencia económica en diversos municipios como El Masnou, Sant Joan Despí, Sant Adrià de Besòs…

¿Qué es lo que mejor ha funcionado? ¿de lo que estáis más orgullosas?

De la mejora en el nivel de transparencia económica de los municipios trabajados. Los OCMs son herramientas facilitadoras de un cambio cultural en los municipios, es un espacio permanente para compartir conocimiento colectivo, y hacer incidencia política a través de los presupuestos municipales.

De la creación de red real entre municipios para compartir estrategias, acciones y mociones. En definitiva, nos enorgullece contribuir a que cada vez haya más personas que controlen la gestión de nuestras administraciones públicas.

¿Qué os queda por hacer? ¿Principales retos?

Queda por hacer que la ciudadanía y los colectivos que trabajan temas presupuestarios identifiquen y utilicen esta herramienta para trabajar los presupuestos municipales e información pública municipal relevante. Potenciar el trabajo en red de los OCMs en todos los niveles.

Retos: ir desarrollando y mejorando el software para que sea más fácil de instalar y mantener. A nivel de red, establecer una red ciudadana independiente que fiscalice nuestras administraciones públicas. Más a largo plazo, sustituir los organismos actuales de fiscalización, como el Tribunal de Cuentas, por estructuras parecidas a los OCMs. Creemos además que debajo del paraguas del OCM en muchos municipios se pueden generar grupos de estudio específicos, realizar denuncias colectivas, presentar Inciativas Legislativas Municipales y reclamar la presentación directa desde la ciudadanía de mociones en los plenos. Creemos además que pueden jugar un papel clave en los próximo años en cuanto a la lucha por la municipalización de servicios municipales, presionando a la administración para que libere contratos e informe de cuando acaban. (clave saber la fecha para trabajar desde fuera de la administración en una propuesta vinculada a la economía social).

Dad dos claves a alguien que quiera iniciar un proyecto similar

Primer paso: Formar el OCM. Contactar con colectivos que trabajen el tema dentro del municipio para presentarles el proyecto, tales como asociaciones de vecinos, centros sociales, ateneos, asambleas locales de entidades que trabajen temes económicos y/o por la transparencia, periodistas de los medios locales, etc. Y buscar un equipo multidisciplinar de gente (desde activistas, dinamizadores o diseñadores, hasta personas que tengan conocimientos técnicos para montar la web). Es importante ser conscientes que no se trata de realizar un gran esfuerzo al inicio para abandonar el proyecto en poco tiempo, la apuesta/compromiso con el proyecto debe ser a largo plazo.

Segundo paso: Difusión. Acto de presentación en un espacio público, contactar con medio locales, promover mesas informativas, hacer charlas, asambleas periódicas, formaciones… es decir, dar a conocer el espacio y hacerlo permanente y de utilidad para la población del municipio.

¿En qué manera hacéis incidencia política sobre los titulares de obligaciones para que se garanticen los derechos (cambios legislativos, cambios en actuaciones concretas...)?

Desde el mismo momento en que se genera un espacio desde el que consultar información y trabajar en común sobre temas presupuestarios, ya se está aumentando la transparencia de una administración. Los Ayuntamientos al sentirse observados automáticamente mejoran en su nivel de transparencia. La presión ciudadana es más efectiva a nivel municipal, puesto que es la administración que tenemos más próxima, y sobre la que podemos ejercer más control.

Otro ejemplo importante de incidencia política es la introduccion del concepto de "ilegitimidad de la deuda" dentro del propio Ayuntamiento. Por último, en un futuro, espacios como los OCMs podrían facilitar tomas de decisión dentro de los municipios, tales como la realización de presupuestos participativos.

¿Cómo la propia iniciativa favorece o garantiza el ejercicio de derechos a través de su actividad, su manera de organizarse, etc?

Un OCM supone un espacio de formación para la ciudadanía sobre temas como la transparencia, los presupuestos municipales, las leyes o noticias de interés para la ciudadanía, etc. Además, permite que todas las consultas que los ciudadanos y ciudadanas realicen a sus administraciones sean públicas y fácilmente consultables. Eso permite la creación de un espacio de discusión, una auditoria municipal de facto, permanente y descentralizada, mediante la cual la ciudadanía decide su opinión sobre el modo en que se gestionan sus municipios y toman decisiones, sobre cómo debería realizarse esta gestión.

En resumen, el empoderamiento de la ciudadanía se logra a diversos niveles: mediante las consultas; ejerciendo presión a la administración local para que libere información, en definitiva, para que abra el Ayuntamiento a sus habitantes; y mediante la creación de redes de intercambio de informacion, estrategias, etc., entre los OCMs.

¿Cómo favorece los procesos de empoderamiento de los titulares de derecho en un sentido amplio?

Luchando por el derecho a la información de los ciudadanos sobre sus administraciones municipales, y ofreciendo un canal donde interactuar públicamente con su ayuntamiento. Consideramos que la lucha por la información va totalmente vinculada a la lucha por una participación ciudadana real y consciente.