Pasar al contenido principal

Mercado de San Fernando

El Mercado de San Fernando es un Mercado de Abastos Municipal ubicado en un barrio céntrico de Madrid (Lavapiés). Ante la pérdida continuada de usuarios y usuarias debido a los cambios en los modelos de consumo que surgieron durante los años 80, la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Fernando abrió un proceso de renovación partiendo de que “El Mercado es un espacio que se debe regenerar como punto de encuentro para el barrio. No solo para hacer sus compras, si no para otras cosas”. Las condiciones de partida que se dieron para la integración de los nuevos proyectos fueron: cuotas mensuales bajas según superficie, modelos de contrato de concesión a largo plazo, entrada de nuevos comerciantes a la asamblea de comerciantes.
El proceso de transformación y renovación del MSF se desarrolla tras el inicio de la crisis económica y está atravesado por ella. La mayoría de los nuevos puestos surgen por las necesidades de sus impulsores e impulsoras de generar sus propios puestos de trabajo en una nueva coyuntura laboral. El entorno ha determinado en gran medida la nueva composición socio-económica del MSF y la componente colaborativa en la puesta en marcha entre muchos de estos puestos (ayuda mutua, recuperación de materiales, relaciones laborales más cooperativas, etc.).
El Mercado de San Fernando es un mercado en el que conviven puestos tradicionales propios de un mercado de abastos y nuevos puestos en los que mayoritariamente los productos que se venden se basan en criterios ecológicos, de comercio de proximidad, de artesanía y de recuperación. En el MSF hay 11 puestos cuya actividad se relaciona con la economía solidaria, cinco de ellos pertenecientes al Mercado Social de Madrid y dos más en proceso de incorporación al mismo. Así mismo uno de estos cinco puestos alberga un punto de información fijo del Mercado Social de Madrid.

Herramientas

DEMOCRACIA ECONÓMICA

La forma de organización del Mercado de San Fernando es asamblearia. Las decisiones importantes se toman en asamblea y las operativas se desarrollan a través de una junta directiva elegida por dicha asamblea y que se renueva cada 4 años. Los principales procesos de politización que se generan dentro del MSF son: 1) Profundización del funcionamiento democrático en una espacio público como es este mercado de abastos. 2) Aprendizaje mutuo a raíz de la convivencia entre comerciantes "nuevos" y "antiguos". 3) Fomento del consumo responsable en torno a los nuevos puestos que ofrecen productos locales y ecológicos. 4) Realización y difusión de actividades socio-culturales en el espacio central del mercado (plaza central) incluyendo la economía solidaria entre las temáticas desarrolladas. Los cinco puestos pertenecientes al Mercado Social de Madrid han participado en la última campaña de balance social. No existe ningún otro procedimiento de evaluación o certificación.

ACCIÓN ECO-SOCIO-POLÍTICA

La Asociación de Comerciantes es una entidad sin ánimo de lucro. Algunos de los comercios existentes dentro del MSF también son entidades sin ánimo de lucro y cooperativas, no siendo esta fórmula jurídica la mayoritaria entre los puestos previos al proceso de renovación. Se colabora de manera habitual con diversos agentes y movimientos sociales en la realización de actividades en la plaza central del mercado, con las juntas directivas, desde la gerencia, a través del equipo de comunicación y en puestos concretos vinculados a la soberanía alimentaria, buenas prácticas ambientales y la defensa del comercio local y del pequeño comercio.

IGUALDAD

No hay un trabajo formal de las desigualdades de género dentro de la Asociación de Comerciantes. Sin embargo la junta directiva de la asociación está compuesta mayoritariamente por mujeres.

TRANSFERIBILIDAD Y REPLICBILIDAD

Los esfuerzos en la replicabilidad de la iniciativa han consistido en la participación de charlas y debates en torno a los proceso de transformación de los mercados de abastos. En el ámbito de la información, las responsables del departamento de comunicación –asociadas del puesto PEC-, han desarrollado estrategias de optimización y de obtención de recursos económicos para el desarrollo de las herramientas de comunicación con el fin de informar del proceso y facilitar la colaboración del mercado. En cualquier caso aún no se dispone de los recursos económicos ni la madurez necesaria como proyecto conjunto de mercado para aportar herramientas colaborativas, más allá de las iniciativas particulares de algunos de los nuevos puestos.

Entrevista

¿Cuáles son los hitos clave de vuestra trayectoria para llegar a donde estáis ahora?

El Mercado es un espacio complejo por su diversidad y que todavía está en está en constante proceso de desarrollo. Los puestos asociados del mercado partimos de la voluntad de que este espacio público sea, en primer lugar, un espacio para el barrio. Por otro lado la propia diversidad de alimentos, oficios y servicios que ofrece el Mercado es también parte importante para favorecer su desarrollo como proyecto. El conocimiento por parte de los puestos asociados de los productos y/o servicios que ofrecen u ofrecemos, y que éstos tengan una buena relación calidad-precio es relevante para mantener un discurso honesto con los propios proyectos y con los vecinos y vecinas. El Mercado se ha convertido también en una plaza pública abierta a la participación en la que se organizan debates, charlas y talleres, así como actividades lúdicas con el fin fomentar el uso del espacio como lugar de encuentro. En relación con los diferentes puestos hay diversidad de proyectos, tanto en su concepción como en su manera de gestión. Dentro de estas diferencias el denominador común lo son los apoyos recibidos en forma de trabajo colaborativo, en préstamos personales, en bancos de tiempo e incluso en trueques.

¿Qué es lo que mejor ha funcionado? ¿de lo que estáis más orgullosas?

Debido al proceso de cierre que había tenido lugar antes de la llegada de nuevos comerciantes en 2012, el punto de partida desde el que se trabajó conjuntamente fue la baja presencia vecinal. En ese sentido emos como exitoso el que la presencia de los vecinos y vecinas vaya en aumento y que hayamos conseguido hacerlo a través de medios distintos a los publicitarios convencionales basados en criterios de colaboración, de solidaridad.

¿Qué os queda por hacer? ¿Principales retos?

Construir de una identidad común solida. Mejorar en los distintos negocios tanto en el ámbito económico como en el laboral. Encontrar un equilibrio entre el Mercado de Abastos, el Mercado de servicios y el Mercado de ocio. que conviven en el mismo espacio.

Dad dos claves que ayuden a alguien que quiera iniciar un proyecto similar.

Una buena definición del proyecto en toda su dimensión. La vida de un proyecto pasa por muchas etapas, tener un plan y saber corregir a tiempo es importante. Así mismo no perder la visión del presente teniendo la mirada puesta en el futuro.

En qué manera hacéis incidencia política sobre los titulares de obligaciones para que se garanticen los derechos (cambios legislativos, cambios en actuaciones concretas...)

Sigue siendo un objetivo la presencia del barrio en la franja comercial entre semana. Trabajamos con la idea de generar una conciencia sobre el consumo: qué modelo de consumo elegimos, qué modelo de alimentación queremos, cómo favorecer el consumo dentro del barrio apoyando a los proyectos comerciales que parten de la propia ciudadanía.

Cómo se favorece o garantiza el ejercicio de derechos a través de vuestra actividad, o vuestra manera de organizaros, etc.

Nos reunimos en asamblea general todos los asociados y asociadas. El órgano ejecutivo en el día a día está formado por una junta general que canaliza propuestas toma decisiones para facilitar la gestión del Mercado diaria. Tenemos también un gerente así como un equipo de comunicación y de gestión de actividades. Debido a la diversidad que existe entre los 56 puestos, los métodos de organización de cada uno son variados, desde los más tradicionales como trabajadores y trabajadoras autónomos y sociedades limitadas, a cooperativas y asociaciones. Algunos de los nuevos modelos que parten de criterios de solidaridad y cooperación consiguen un modelo de funcionamiento más democrático a través de la toma horizontal de decisiones en procedimientos asamblearios, reparto equitativo del trabajo atendiendo a las necesidades, división del trabajo frente a monopolización del mismo favoreciendo redes de trabajo, rotación en las tareas de gestión y administración de los puestos.

Cómo se favorecen los procesos de empoderamiento de los titulares de derecho en un sentido amplio.

Potenciamos el uso del Mercado como espacio público donde los vecinxs puedan encontrarse. Así mismo incentivamos un modelo de consumo responsable y más respetuoso con el medio ambiente a través de la compra de libros de segunda mano al peso, de productos artesanales reciclados o realizados con técnicas artesanas no nocivas para el medio ambiente, a través de la venta de productos ecológicos o de proximidad en los que, por ejemplo, no se generan residuos extraordinarios con el empaquetado de los mismos.Algunos de los puestos ponemos en práctica relaciones laborales basadas en la confianza y en la colaboración. En cualquier caso aún no se dispone de los recursos económicos ni la madurez necesaria como proyecto conjunto de mercado para aportar herramientas colaborativas más allá de las iniciativas particulares de algunos de los nuevos puestos.