Pasar al contenido principal

La Ciutat Invisible Sccl

La Ciutat Invisible nace de la inquietud de un grupo de personas que desde hace más de quince años participan de los movimientos comunitarios del barrio de Sants muy vinculados al movimiento okupa. En 2005 se constituyeron en cooperativa de trabajo asociado con sede en el local de la libreria de la C/ Riego 35, dedicada a la venta de libros, la sensibilización sobre autogestión y otros temas sociales, y la serigrafía y venta de ropa. A partir de 2008 deciden ampliar su actividad y ámbitos de intervención al desarrollo comunitario, la investigación y docencia y el asesoramiento, y la comunicación integral a entidades sociales.

La Ciutat Invisible es un proyecto cooperativo, autogestionado y sin ánimo de lucro, que tiene como objetivo la construcción de alternativas laborales en el trabajo precario que impone el sistema económico capitalista. Su actividad está dirigida a crear y difundir contenidos críticos que impulsen procesos de transformación política y social en dos sentidos: la potenciación y construcción de redes de intercooperación vinculadas con la economía solidaria; y la extensión de prácticas políticas autoorganizadas y autónomas de reapropiación de la política a nivel local. Estos objetivos han ido nutriendo de contenidos y fortaleciendo la librería crítica, han contribuido al desarrollo y la elaboración de nuevos imaginarios mediante la comunicación gráfica, y han tomado forma en proyectos que combinan la investigación social, el desarrollo de estrategias comunicativas y la intervención comunitaria.

La Ciutat Invisible desarrolla su actividad fundamentalmente a nivel de barrio, siendo una de las entidades mas dinámicas e implicadas en los procesos de empoderamianto vecinal en Sants. Participan de la asamblea del barrio de Sants, la fiesta mayor alternativa, medios de comunicación local (La Burxa), movimientos vecinales, red de cooperativas locales, etc. Colaboran estrechamente con Coop57, la XES, y los movimientos vecinales del barrio de Sants.

Herramientas

Democracia Económica

Los procesos de toma de decisiones son 100% horizontales y democráticos. Funcionan a través de una asamblea laboral ordinaria, una vez por semana, donde debaten y gestionan el día a día de la organización y las acciones a corto plazo. También disponen de una asamblea extraordinaria semestral donde se establece la estrategia, los presupuestos y la planificación a medio plazo, así como la valoración y socialización de los resultados semestrales. Combinan la autonomía de los proyectos personales con los espacios comunes de toma de decisiones. Las relaciones de confianza han tenido un papel fundamental en la consolidación de la iniciativa.

Todas las tareas, funciones y responsabilidades, tanto las productivas como las reproductivas son socializadas y distribuidas igualitariamente, y disponen de un sistema de sanciones para las personas que no cumplen las tareas reproductivas asignadas. El proyecto cooperativo les ha permitido realizar algunos de sus sueños personales contando con el apoyo mutuo de la cooperativa.

Hacen el Balance Social, y en algunos aspectos les ha servido para reflexionar y mejorar el funcionamiento de la organización. La paridad salarial es de 1:1. Todos los recursos, materiales e inmateriales son gestionados de forma colectiva. El principal incentivo o retribución no dineraria es el tiempo, pudiendo llevar a cabo cada una de las personas socias, actividades que no estan directamente vinculadas a la cooperativa (viajes, estudios, etc.).

Acción eco-socio-política

Además de la conexión con los movimientos vecinales del barrio, la mayor parte de los recursos que gestionan y servicios que contratan lo hacen a organizaciones de la ESS, por tanto participan activamente en estrategias de desarrollo de mercado social. A menudo colaboran con otras organizaciones del sector de forma desinteresada, lo que a la larga les reporta retornos positivos en forma de proyectos y trabajos remunerados.

Su principal aportación en incidencia política se focaliza en la recuperación de la memoria histórica cooperativa del barrio y en la difusión de los valores cooperativos como modelo de organización alternativo, pero también trabajan en otros ámbitos de militancia como el movimiento feminista, el empoderamiento comunitario o la sensibilización en diversos temas de interés social. Han desarrollado mecanismos de redistribución de los recursos económicos y del trabajo. Consideran que la crisis ha dotado de argumentos al sector de la ESS para fortalecerse y constatan que hay una mayor y creciente concienciación de la sociedad civil respecto a la forma de consumir, producir, distribuir o ahorrar.

Transferencia y replicabilidad

La replicabilidad del modelo cooperativo y de sus valores forma parte intrínseca de la actividad de la organización. Además han constatado que sin una base de confianza, los procesos cooperativos no duran más de tres años, un aprendizage que transmiten como clave para el éxio de cualquier proyecto cooperativo. Están trabajando y dinamizando una red de cooperativas en el barrio de Sants, en el marco del proyecto de «barrios cooperativos».

Consideran que la multifuncionalidad de las personas socias ha tocado techo por lo que están en proceso de incorporar nuevas personas socias en la cooperativa para no perder eficacia ni eficiencia en el desarrollo de sus actividades.

Igualdad

Aplican criterios de igualdad y paridad de género en todos los aspectos y niveles de la actividad de la organización. Entienden la conciliación en sentido amplio, no solamente a nivel familiar. El proyecto les ha permitido crecer y realizarse como personas en diferentes facetas de la vida, tanto familiar como profesional. Entre otras medidas, decidieron ampliar la baja por paternidad de 2 semanas a 2 meses.