Pasar al contenido principal

Katakrak

C/ Mayor 54-56 bajo, 31001 Pamplona-Iruñea info@katakrak.net http://www.katakrak.net

Katakrak forma parte de la red de colectivos sociales de la ciudad de Iruñea (Pamplona) y es uno de los espacios de la ciudad que habitan los movimientos sociales. El colectivo está presente en la red del Autobús de la Memoria, junto con otro grupos e iniciativas en defensa de la memoria histórica, así como en la Fundación de los Comunes un espacio de coordinación estatal de librerías y grupos de afinidad política. Así mismo, tiene relación más o menos formal con librerías políticas dispersas por todo el estado.
Katakrak no se entendería sin la colaboración, el apoyo y el trabajo que la red de distintos colectivos de la ciudad le ha prestado en el proceso de su formación. Ha sido un ejemplo de trabajo colectivo o auzolan en todas las facetas de su montaje: financiera, legal, de ejecución de obras, colaborativa y estética.
El origen es un proyecto similar pero de menos tamaño llamado La hormiga Atómica Liburuak que abrió en 2007. Durante seis años un grupo de once personas funcionaron asambleariamente para llevar un proyecto social de cafetería y librería. El ciclo inmobiliario hizo que la propiedad del local que arredaban no quisiera renovarles el contrato de alquiler. En ese momento discutieron y decidieron dar un salto adelante, seguir juntas, adquirir un nuevo local, ampliar el cuerpo laboral, incluir nuevas líneas de negocio e incorporar un gran espacio para eventos. También decidieron mantener autonomía en cada una de las decisiones que hubiera que tomar en el proceso de cambio. Este deseo de autonomía hizo que la apuesta por el trabajo colectivo y la colaboración fuera central y así lo hicieron en prácticamente todos los aspectos: desde el diseño arquitectónico, el préstamo social inicial (que les permitió poner en marcha el proceso liberando a una persona), los préstamos militantes, la ejecución de una parte de las obras, el montaje final del proyecto. Aunque el colectivo promotor fue La hormiga Atómica se sumaron otros muchos colectivos y personas individuales que participaron en estos meses de trabajo.

Herramientas

DEMOCRACIA ECONOMICA

Existen dos espacios de organización, uno formal y otro informal. La asamblea de la que forma parte el cuerpo laboral, así como otras cuatro personas, es el lugar en el que se tomas las decisiones políticas y generales. Además, el cuerpo laboral (formado por 11 personas) se organiza por áreas de trabajo (kantina, cocina o librería) que se coordinan entre sí. Uno de los principios es que todo el mundo forma parte de más de un espacio de trabajo. Cada área de trabajo elabora la propuesta de funcionamiento y toma la mayoría de decisiones, aunque las cuestiones estratégicas se deciden en la asamblea. Las personas que trabajan en Katakrak se empoderan en la medida en que son responsables del trabajo que hacen y el proyecto funciona fundamentalmente gracias a esas aportaciones y a propuestas externas. Las responsabilidades están asumidas colectiva e individualmente. Cada área de trabajo tiene sus propias responsabilidades que recaen sobre las personas que forman parte de ella. También hay responsabilidades globales o generales que recaen sobre algunas personas. La clara apuesta por el consumo de productos ecológicos y de cercanía, tanto en kantina como en cocina, determina la relación que todas las personas tenemos con los productores y productoras que nos sirven. El tener un préstamo hipotecario con banca ética también pone en el centro del discurso a las finanzas, y las relaciones de los bancos con la cotidianidad. Son una Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social, así que no tienen ánimo de lucro, sin embargo no reciben retribuciones no dinerarias en sustitución del salario ni medios alternativos de pago. El modelo de gestión de los recursos no incluye ninguna excepcionalidad que no sean los pagos a fin de mes con salarios muy ajustados de 1.000€.

ACCION ECO-SOCIO-POLÍTICA

Distintos colectivos sociales de la ciudad y del territorio utilizan, viven y transitan el espacio de Katakrak, y algunas personas que forman parte de la asamblea también están en colectivos sociales. Son un colectivo más de la ciudad y en ese sentido el roce es cotidiano, desde cesión de espacios hasta disución política, participación en algunas iniciativas (más a título inidividual ya que de momento no han trabajo abiertamente el trabajo de Katakrak fuera de sus puertas). La participación en iniciativas de mercado social viene construida de facto, por la apuesta política estructural que el espacio ha hecho. De momento no hemos participado activamente en ninguna organización que trabaje esta cuestión. Esto se ha debido más a la falta de tiempo, a la discusión y a encontrar un espacio adecuado para ello, que a la falta de interés. Sus pocos meses de vida hacen que aún tengan muchas áreas en torno a las que trabajar y discutir. De manera clara dentro del restaurante y la kantina, hay una determinante por productos ecológicos, de cercanía y de pequeños productores y productoras. En ese sentido, ha habido un fuerte trabajo porque sean también los propios espacios de producción quienes srivan sus mercancías. Se trabaja con distintas cooperativas de producción y distribución. Consideran que tener buenos lazos y un grupo cohesionado es una de las defensas más fuertes contra la crisis.

IGUALDAD

El grupo laboral está formado por once personas de las que cuatro son mujeres y siete son hombres. En la asamblea hay quince personas de las que diez son hombres y cinco mujeres. Es evidente que el grupo no mantiene cuotas similares de participación aunque en el deseo es que esa situación cambie, sobre todo de cara a la incorporación de nuevas personas, apostando por estrategias que posibiliten ese acercamiento a la equidad. Las alianzas con movimientos feministas no son orgánicas, sino de las personas que forman parte de la asamblea. Son las mujeres de Katakrak, básicamente, las que tienen esa sensibilidad y llevan a cabo algunas acciones de visibilización del conflicto entre sexos y géneros. Hay que señalar que la librería tiene una importante sección dedicada a los feminismos. No existen mecanismos explícitos para favorecer la conciliación aunque de facto se da un tratamiento distinto a las personas que tienen distintas necesidades de tiempos y cuidados. No se trabaja con colectivos en riesgo de exclusión social.

TRANSFERENCIA Y REPLICABILIDAD

De momento no han llevado a cabo ninguna acción que fomente la replicabilidad de su iniciativa más allá de la comunicación verbal con las personas que se lo han pedido, algunas entrevista o otro tipo de comunicaciones. Tienen líneas de trabajo con proyectos similares que hay cerca de Iruñea, y también en el estado, que se constituyen como focos de colaboración. Hasta el momento no han participado en estrategias colaborativas de optimización de recursos aunque están pensando en ampliar algunas de las líneas de negocio que hay en el proyecto. Antes de empezar realizaron un plan de viabilidad que es el que mantienen como guía.